Páginas

lunes, 6 de mayo de 2013

VÍA PEATONAL PUERTO-LAS CANTERAS


El Ayuntamiento de la capital grancanaria acaba de iniciar los pasos para convertir la calle Luis Morote en el primer corredor peatonal que conectará el muelle de Santa Catalina con la playa de Las Cantera. La empresa municipal Geursa acaba de sacar a concurso la primera fase de las obras de rodonalización de la vía, que se pretenden iniciar a lo largo de este verano.
La actuación, que persigue pacificar el tráfico en la zona y darle prioridad al peatón para potenciar el comercio de la zona y dotar al turista y a los residentes de una paisaje más amable y atractivo, forma parte del Plan Director de la zona comercial Puerto-Canteras. Los 583.960 euros que costará la obra serán financiados por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder), Gobierno de Canarias, Cabildo de Gran Canaria y Ayuntamiento capitalino.

Aunque el Gobierno regional había exigido inicialmente la peatonalización de la calle para aprobar el proyecto, el Ayuntamiento ha llegado a un acuerdo, por el que se mantendrá la circulación del tráfico, según explica el concejal de Empleo y Comercio, Jaime Romero.

Los aparcamientos desaparecerán y la calle tendrá una plataforma única para la calzada y las aceras, donde se podrán instalar terrazas, otro de los objetivos que persigue la actuación.

Según Romero, los trabajos beneficiarán a 1.800 comercios de la zona Puerto-Canteras. La primera fase de la obra comprende aproximadamente la mitad de la calle, el tramo comprendido entre las calles 29 de abril y Albareda, que incluye también los cruces con las calles General Vives y Secretario Artiles.

Las obras, que se iniciarán por la calle Albareda, se prolongarán durante un periodo de ocho meses y obligarán a cortar el tráfico, pero Romero asegura que las interrupciones se irán haciendo por tramos para que se produzcan las menores molestias posibles.

El Ayuntamiento confía en que las empresas que se presenten al concurso, para lo que tienen de plazo hasta el próximo 27 de mayo, entreguen ofertas por debajo del precio de licitación, ya que el dinero sobrante se emplearía para avanzar un poco más la obra hasta la calle Miguel Rosas. La segunda fase, que iría desde 29 de abril hasta la playa, se hará con fondos municipales.

De momento, lo único seguro es que la obra intervendrá en un tramo de 120 metros. "El objetivo", dice Romero, "es avanzar en el concepto de plataforma única de uso mixto", donde las aceras, con un ancho medio de 15,40 metros, tendrán el mismo nivel que la calzada. El vial para la circulación de los coches, tendrá un ancho de 3,50 metros, ya que se le da prioridad al tránsito peatonal frente al vehículo privado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario