Páginas

miércoles, 26 de septiembre de 2018

MEJORAR, RENOVAR O REFORMAR TU PUNTO DE VENTA



Es de suma importancia el diseño en tu comercio, ya que no sólo sirve para hacerlo más atractivo, sino también para dejar huella en la memoria de tus clientes y ofrecerles una experiencia que les encante.

Empecemos por el diseño del exterior

Cuida bien tu escaparate y que tu rótulo refleje bien la identidad de tu comercio.




El acceso no debe suponer una barrera para los clientes, recuérdalo al diseñarlo y al elegir la puerta.

Otra buena manera de comunicarte con los clientes mediante el diseño es el cartel de entrada a tu comercio.

Y en el interior

Un buen diseño del interior comercial puede hacer que más clientes entren en tu tienda, y además debe facilitar tus tareas y las de tu equipo.







También lo que “se siente” en tu tienda es importante

No olvides que también debes despertar los sentidos de tus clientes, vista, olfato, oído, tacto e incluso el gusto.

Queremos que las personas que entren en la tienda la recorran, pasen tiempo en ella, y por supuesto que acaben comprando, viviendo una experiencia de compra que les hará repetir.

Ya sabemos que los consumidores son más exigentes cada día y que, además del precio y los imprescindibles, valorarán encontrarse a gusto en el ambiente.

Para que los clientes se sientan mimados y a gusto, tenemos que despertar todos sus sentidos:

La VISTA: por supuesto un escaparate atractivo, significativo pero no lleno de productos, con una buena combinación de colores, bien iluminado, sobre todo cuando hace sol. Por dentro, también la iluminación es muy importante y por supuesto hacer que el cliente vea buenas presentaciones del producto, representaciones de cómo usarlo, el precio y cómo combinarlo.

El OLFATO: nuestra tienda debe oler bien. Es muy diferente el olor que como clientes buscamos en una panadería que en una tienda de moda: en el primer caso buscamos el olor a pan, a dulces… que nos despierte el hambre y nos invite a comprar algo más que el pan, en el segundo caso buscamos una atmósfera que identifique el momento, un olor agradable propio de la marca .Evitemos los olores fuertes a productos de limpieza y desinfectantes. Recuerda la importancia de una buena ventilación.

El OÍDO: en nuestro comercio no debe haber ruidos estridentes, ni gritos. La música también puede adaptarse al tipo de producto que vendemos y nuestro cliente. No tengamos la emisora de radio con las noticias y la publicidad de otras empresas…

El TACTO y el ambiente: por supuesto la temperatura debe ser apropiada a nuestro negocio. En una carnicería o frutería siempre ambientes más frescos que faciliten la conservación de los alimentos, pero sin ser temperaturas extremadamente bajas. Si tenemos una tienda de ropa interior, tendremos en cuenta que los clientes deben sentirse en un ambiente cálido para estimular que se prueben las prendas. Por supuesto siempre que sea posible el producto debe ser accesible para que las personas puedan tocarlo y despertar así su deseo de compra.

El GUSTO: cuando tenemos un negocio de alimentación o de hostelería debemos “jugar” con las degustaciones de productos. Ésta es la mejor forma de que el cliente conozca lo bueno que es nuestro jamón, nuestros pasteles, nuestros pintxos…. y vuelva a por más.







Una nueva experiencia de compra para mi cliente reformando mi punto de venta

Hay ciertas señales que nos indican que es el momento de reformar nuestra tienda, de darle un nuevo aire y sobre todo, de crear nuevas experiencias para nuestros clientes: nuevas experiencias que atraerán a nuevos clientes y que agradarán a los clientes actuales.





Estas “señales” a las que nos referimos suelen ser:
Por un lado las que indican el paso del tiempo: ya sea por la moda o por el uso de nuestro comercio ya no es el reflejo de nuestro modelo de negocio, está estropeado o los diferentes parches que hemos ido haciendo han hecho mella en la bonita imagen que tenía al principio. Incorporar una nueva iluminación o integrar nuevas tecnologías son también signos de que podemos necesitar una reforma.

Por otro lado la incomodidad del equipo de trabajo o los clientes: con los años hemos ido variando nuestra forma de trabajar, hemos cambiado el surtido, la cantidad de productos almacenados, etc. También puede que nos equivocáramos con la primera implantación o que heredáramos el local, con una configuración que no es cómoda o que se puede mejorar. A veces los clientes no encuentran lo que buscan o no es accesible para ellos.

El objetivo de la reforma debe ser mejorar la competitividad de tu comercio: hacerlo más agradable y atractivo para los clientes, repercutirá en una mejora de las ventas. Recuerda que hacer una reforma no es un gasto, es una inversión. Antes de nada hagamos una previsión del incremento de las ventas, de los beneficios que nos aportará la reforma.







También es importante planificar qué mejoraremos, cómo lo haremos, si debe paralizarse nuestra actividad y por cuánto tiempo. Cuenta siempre con un profesional que te inspire confianza a la hora de acometer una reforma en tu comercio. Éste debe diseñar una experiencia de compra que se ajuste a tu modelo de negocio y que consiga los objetivos que hayas planteado.

Y tu comercio ¿necesita “Anti-envejecimiento”?
¿Qué tratamientos tenemos para mejorar los resultados en tu tienda?

Antienvejecimiento

Modernizan la imagen de tu comercio de diferentes formas: DISEÑO de tu identidad, REFORMA de tu espacio, imagen en internet, señalización y mejora de la experiencia de compra.


Vitaminas

Contienen acciones de DINAMIZACIÓN de tu comercio, pero eso si, bien planificadas y con medidas de los resultados. Promociona y anima tu punto de venta. ¡Dale fuerzas a tu tienda!


Analgésicos

Sirven para controlar la rentabilidad de cada PRODUCTO, orientar la política de precios, mejorar el ESPACIO y la circulación de los clientes, conocer mejor a los CLIENTES y hacer que sean fieles



Doctora Rectail

https://doctora-retail.com/2014/08/11/diseno-del-punto-de-venta-mejorar-reformar-renovar/

No hay comentarios:

Publicar un comentario